Gerardo: “Yo nunca les voy a fallar”

gerardo07Gerardo Hernández Nordelo, uno de los Cinco cubanos prisioneros políticos en Estados Unidos desde el 12 de septiembre de 1998 por prevenir a su país contra acciones terroristas, escribió la primera carta a su familia el día inicial de febrero de 2001.

Tras permanecer incomunicado 17 meses en celda de aislamiento en solitario, conocida como “el hueco”, el hoy Héroe de la República de Cuba expresó en la misiva a sus seres queridos:
“Soy yo quien está orgulloso. Para mí lo más importante del mundo es que ustedes estén del lado mío, y comprendan la necesidad y la importancia de este sacrificio que yo les he impuesto”.

Adriana Pérez, su esposa, nunca lo ha podido visitar porque Washington se lo impide.

En otro momento de la carta afirmó Gerardo: “Yo estoy viviendo la vida que escogí, la que siempre soñé vivir, y es por eso que no tengo absolutamente nada de qué quejarme ni de qué arrepentirme.”

Gerardo, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González partieron a Estados Unidos para conocer los planes criminales contra Cuba por organizaciones terroristas con su base de operaciones en la Florida.

Los Cinco patriotas fueron condenados durante un manipulado juicio celebrado en Miami en 2001, a un total de cuatro cadenas perpetuas más 77 años de privación de libertad.

A Gerardo se le imputó, sin pruebas, el cargo de conspiración para cometer asesinato en primer grado, vinculado al derribo de dos avionetas pertenecientes a una organización terrorista. La propia Fiscalía reconoció no poseer evidencia, al punto de presentar una solicitud ante la Corte de Apelación de Atlanta para abandonar la acusación.

Fue condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años.

Ante tanta injusticia este hombre escribió a su familia: “.el sacrificio nunca será mayor que el que hicieron otros que entregaron sus propias vidas por la Patria…Yo nunca les voy a fallar.”

En carta abierta al pueblo norteamericano, después del veredicto, subrayó: “Quiere decir que, si por ellos fuera, todo se quedaría así, y algún día mis huesos tendrían que ser enviados a Cuba, cuando la muerte me libre de las dos cadenas perpetuas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s